alex compitiendo con 8 años_1

Me han invitado -y estoy encantado por ello-, a que participe en el nuevo Magazine BAILE PASIÓN. Comienzo pues esta colaboración de un modo entusiasta tratando de aportar modestamente “algo” al mundo del baile, pero desde la perspectiva -única que puedo ejercer en este campo- de un padre volcado con su hijo bailarín.

Inspirándome en la Sección donde se ubica mi aportación -MUY PERSONAL- me gustaría explicaros por qué baila mi hijo Alex, y qué satisfacción nos aporta por ello a su madre y a mí, y a toda nuestra familia en general.

Alex es nuestro “tesoro”, probablemente mi último hijo, fruto de una especial relación con Irina, mi esposa y su madre. Ella, trajo a mi vida amor, respeto y armonía después de un primer matrimonio sin sintonía. Pero además, nos regaló con el ser más especial que conozco: mi hijo Alex. Él, recibe todo nuestro amor y ha venido en un momento profesional de mi vida que me permite dedicarle toda mi atención: estoy con él volcado en su formación todas las tardes y fines de semana desde hace ya varios años.

Su primera competicion con 7 años_1

Mi mujer y musa es rusa, y su escuela y valores son la familia y la formación, y en eso también sintonizamos. Por ello, con Alex trabajamos mucho y él nos lo recompensa con ilusión y felicidad.

Mi hijo es un ser feliz, a pesar del intenso trabajo diario que realiza. Sus clases extraescolares comienzan a las 17:15 h. y entramos en casa todos los días de lunes a viernes a las 22:00 h.

Desde bien pequeño quisimos para él una formación muy completa y especial. Ahora, con 9 años, habla 3 idiomas, juega al tenis y toca el piano desde los 3 años, la guitarra desde los 6, además de otras actividades que completan su activo de formación como persona.

Bailar es “la mejor actividad “bodybuilding” que probablemente exista”

En la planificación de su formación, su madre y yo quisimos para su abanico futuro de capacidades el que bailara ¿Por qué? Pues por varias razones todas ellas racionales pero también emocionales: porque es una actividad que desarrolla la sensibilidad artística, porque activa el desarrollo psicomotriz de una persona en formación, porque es la mejor actividad “bodybuilding” que probablemente exista, porque fomenta la postura corporal clínicamente recomendada y porque nos gusta mucho el baile ¿No son magníficas todas estas posibilidades para tu hijo?

 

 

Supimos que queríamos para Alex que fuera bailarín, pero no necesariamente en la faceta profesional: eso ya se verá. Él elegirá ¿Pero en qué disciplina?, ¿cual era la más conveniente?, ¿cual era la más formativa?, ¿cual le podría entusiasmar por ser divertida y competitiva a la vez?, en definitiva… ¿cual era a nuestro juicio la mejor para Alex?

La decisión fue muy meditada. Nos gustaba el Ballet por su purismo y elegancia, nos gusta el Flamenco por su carga emocional y pasión, pero cuando descubrimos el Baile Deportivo, la decisión fue tomada de inmediato.

oleg con alex trabajando la posicion_1

 

¿POR QUÉ?

He aquí el decálogo de razones ya enunciadas por las que consideramos que el Baile Deportivo es una disciplina especialmente ideal para la formación de un niño.

 

1. Desarrollo de la Sensibilidad Artística.

Una persona en formación, un niño, debe poder saber captar la sensibilidad de la vida para no perderse los matices sublimes de la misma cuando concluya su proceso de formación. Eso te llena el alma y el espíritu, te abre los ojos a la belleza del mundo y de la vida, y te convierte en un ser aventajado por poder sentir placer por todo ello. Pero como en todo, una persona tiene que formarse, capacitarse para poder sintonizar este universo sutil. El poder disfrutar de la música clásica o del jazz, el encontrar la belleza en una pintura, el embeleso que te pueda producir una escultura o un amanecer, depende de la sensibilidad, y la sensibilidad artística puede fomentar y educar esta capacidad.

Bailar es interpretar la música, es “viajar apropiadamente con ella”. Bailar es trascender. Y bailar diferentes músicas con distintas almas y raíces como la Samba o el Jive, la Rumba o el Pasodoble, el Vals o el Tango es de alguna manera poder visitar esos mundos y su historia, es poder sumergirte en esos diferentes universos y eso te enriquece enormemente como persona: y todo ello se consigue practicando el Baile Deportivo.

2. Activación del Desarrollo Psicomotriz del niño.

Los sentidos, las habilidades, el control corporal se desarrolla a lo largo de los años de formación de un niño. Pero se pueden estimular, se pueden activar para que se consigan mejores resultados y más rápidos que nos permitirá cuando seamos adultos ser más hábiles y coordinados.

El Piano es una disciplina extraordinaria para el desarrollo Psicomotriz de un niño porque con cada dedo tocamos una nota distinta, en un tiempo o ritmo independiente y distinto al de otros dedos, pero además la mano derecha está escrita en el pentagrama en Clave de Sol (es un idioma) y sin embargo normalmente la mano izquierda se escribe en Clave de Fa (otro idioma diferente). De forma que al mismo tiempo el cerebro del pianista, del niño, está leyendo 2 idiomas sincronizándolos y mandando órdenes a cada mano y a cada dedo distintas. Es un práctica increíble de control psicomotriz. Pero se circunscribe al cerebro, manos y dedos.

“el bailarín de Baile Deportivo controla TODO su cuerpo como en ninguna otra disciplina deportiva.”

El Baile Deportivo es otra Disciplina especialmente destacada en el Control Psicomotriz del cuerpo y en el desarrollo del mismo para un niño. No hay ninguna otra modalidad deportiva que exija un autocontrol tan exigente. En el Baile Deportivo se mueven de forma independiente y controlada “bisagras corporales”, muchas de ellas no utilizadas en la vida normal. La rotación de caderas con su elevación a la vez que haces bouds, estiras una pierna y flexionas otra, pero manteniendo siempre la posición, el control del la cruz -cuello, columna, omoplatos- versus -hombros, brazos, antebrazos-. Ese CONTROL TOTAL corporal que exige el Baile Deportivo en un niño hace que se convierta en una disciplina ESPECIALMENTE RECOMENDADA y para nosotros en este aspecto, la mejor. Con el tiempo y la práctica, el bailarín de Baile Deportivo controla TODO su cuerpo como en ninguna otra disciplina deportiva.

En próximos Posts seguiré hablando de las razones por las que a mi juicio, la práctica del Baile Deportivo es una disciplina fantástica e ideal para un niño y por lo que la recomiendo especialmente.

Fotos: J. Riaza | Frank Gascón

Leave a Reply