398812_10151334470185753_721198730_n

Muchas de las personas que bailamos kizomba venimos redirigidos de otros bailes y, al menos dos terceras partes venimos de la salsa y la bachata (y ritmos latinos en general). Matizo esto puesto que en mi opinión los dejes propios de estos bailes son los que nos hacen incluir inconscientemente movimientos y “vicios” a la kizomba que son, además, impropios de ésta. A continuación encontrarás una exposición de estos vicios.

Caderas exageradas

El baile de la kizomba representa la armonía de dos cuerpos en movimiento como si fueran uno sólo, pero no es fácil contener las caderas si tenemos muy arraigada la bachata en nuestro estilo. Debemos tener en cuenta que en la kizomba lo que prima es la sinuosidad y la sensualidad, no la sexualidad (cosas muy distintas) de ahí que los movimientos sean suaves.

Es muy común ver movimientos excesivamente serpenteantes o golpes secos en la cadera de la mujer que se inicia en la kizomba.

El trabajo de caderas en la kizomba nace de las rodillas y el suelo pélvico, y no de los riñones o de la cintura (esto sería agotador en una larga noche de kizomba), además de que el movimiento general de la cadera debe ser hacia adelante y atrás, y no de un lado a otro, pero siempre suave.

 

«La kizomba es armonía, relajación y sinuosidad, un baile que no es necesario que sea muy vistoso para con el resto de la sala de baile»

 

Cruzaditos de pies

Muy típico sobre todo en la “salida de la mujer”, paso básico en la kizomba del que, en mi opinión, nacen otras figuras y pasos.

Este vicio nos viene de la salsa en la que estamos acostumbradas a que el hombre nos pase de un lado al otro por delante de él haciéndonos cruzar nuestros pies uno delante del otro. El error no es únicamente de la mujer, sino que es el hombre el que a la hora de guiarnos debe evitar la posibilidad de que crucemos los pies por delante de ellos simplemente volviendo a cerrar la posición de baile. Por supuesto, al principio acabaremos atropellando los pies del hombre, pero una vez nos demos cuenta de que si cruzamos vamos a volver a pisar al pobre muchacho, no volveremos a cruzar nuestros pies.

 

 

¡Boing, boing!

Muy común si somos bachateros y tendemos a bailar usando mucho las rodillas. Es muy normal que una pareja iniciada en la kizomba baile dando pequeños saltitos o caminando a diferentes alturas en cada paso (subiendo y bajando).

Para que esto se entienda, imaginemos que estamos caminando sobre una cinta transportadora de las que hay en los aeropuertos, bien pues esa es la sensación visual que tiene la kizomba, la de una pareja que está bailando y si la miras de cintura para arriba no puedes deducir o adivinar lo que están haciendo con los pies puesto que el nivel siempre es el mismo. Todo el trabajo para conseguir ese efecto de deslizamiento está en las piernas.

Bailando abajo

También es bachatero el bailar muy abajo, es decir, bailar flexionados. Sin embargo la kizomba es más parecida al tango y sus posiciones propias son en alto.

Al igual que el tango, la kizomba se baila con las piernas estiradas pero no hasta el punto de “bloquear” las rodillas, sino en un punto intermedio. Así no sólo se ven movimientos limpios y elegantes, sino que evitamos los cambios de nivel (del punto anterior), y lo mejor, que las mujeres tendremos mejor posición para trabajar los movimientos de cadera (tarraxinhas).

Fuerza excesiva

Como he mencionado al principio del post, venimos de bailes en los que se emplea fuerza a la hora de llevar o mover a la mujer y es extremadamente común que cuando bailamos kizomba por primera vez los hombres tiendan a apretar a la mujer contra ellos más de lo necesario (hasta el punto de ponernos de color azul) o a emplear fuerza y/o empujar a la hora de hacer ciertos movimientos.

Recordemos que la kizomba es armonía, relajación y sinuosidad, un baile que no es necesario que sea muy vistoso para con el resto de la sala de baile, sino que debe serlo para la pareja con la que se baila. Si existe conexión física y seguridad a la hora de caminar por parte del hombre y relajación a la hora de dejarse guiar por parte de la mujer, no se necesita la fuerza, sólo el disfrute del baile.

 

Foto: Jorge Davó

Dernier zapatos de baile

Leave a Reply

2 comments

  1. Ali

    No es del todo cierto que el movimiento de cadera sólo sea adelante y hacia detrás, he asistido a muchas clases de diferentes profesionales y en todos te explican que la cadera se mueve según te indiquen,según sientas el ritmo, según la distancia con tu pareja…
    La cadera es libre y el suelo pelvico la controla.
    Por todo lo demás un ole,porque a veces desde fuera se ven ciertos movimientos que es mejor pensar que estan ensayando para la bachata, antes que pensar que «bailan» kizomba.
    Saludos kizomberos

  2. Ana

    Respecto al punto de bailando abajo, la kizomba es un baile africano en el que la conexión con la tierra está en los fundamentos. Así que mayoritariamente el baile es «abajo». Aunque es verdad que no flexiona como en la bachata. Simplemente, la pisada es hacia abajo, hacia la tierra.
    Cuando el baile es «arriba» y se acerca más a la postura del tango estamos hablando de la Kizomba fusión o incluso del Urban Kizz, que como los mismos creadores reconocen no es kizomba, sino un nuevo baile inspirado en la kizomba.
    En cualquier caso, un buen artículo.