Aún recuerdo la primera vez que vi bailar kizomba, fue en un congreso de salsa en Madrid. Allí precisamente vi a Albir Rojas, quien luego sería mi profesor. Algo me movía hacia aquel baile
LEER MÁS