Category: MARÍA BAÑÓN

Doy gracias, cada día, a la vida porque a pesar de los dos largos y duros años que me mantuvo en la más profunda oscuridad, al final me dio la salida, una salida que siempre había estado en mi desde la edad de 7 años y que había olvidado. Ahora, gracias al baile, todo es luz. Cada día que pasa es más y más gratificante, ya que conforme yo voy llenándome por dentro, voy rebosando todo lo más humano y mejor que hay en mí, creando un reflejo en todo mí entorno y en quienes me rodean.

La delgada línea

El baile es una gran forma de ser feliz, hacer las cosas con pasión y humor aporta muchas veces más que la rectitud y la seriedad extremas

¿Dónde está la línea que separa la pasión del esfuerzo, el llanto, la risa, el logro, la decepción, etc.? Yo no la veo, por más que he buscado en tantas ocasiones, no la veo. M
LEER MÁS