A veces…

Una reflexión llena de emoción de nuestra impresión sobre el Flamenco.

flamenco_03

…escuchamos palabras grandilocuentes cuando alguien quiere definir lo que es el Flamenco

…observamos gestos de altivez, de excesiva formalidad, cuando se pretende encuadrar el Flamenco

…percibimos el exceso de celo y de pretensión cuando se critica o se describe el Flamenco

… vemos “ceños fruncidos”, “meñiques levantados” cuando, para sacarlo de la calle, convierten al Flamenco en algo tan etéreo que no se puede alcanzar ni con la mirada…

Y el Flamenco es… ¡el Flamenco es otra cosa! ¡Mucho más que todo eso!

…es lo mismo que decir arte, sentimiento, fuerza, temperamento, delicadeza, coraje,…

…tantos matices admite que no se puede definir más que desde la absoluta humildad, cuando se es consciente de que escucharlo, conocerlo, significa que hay siempre tanto más por escuchar y, conocer…

¡El Flamenco se vive!

¡Y se siente!

Cuando al cante lo acompaña la guitarra, amiga inseparable, y esas palmas,… o el cajón, mágico instrumento que nos regaló el Maestro Paco de Lucía, y que ofreció un suspiro nuevo a aquellos viejos cantes…

El Flamenco es también el baile, ahí, bien “marcao”, con talento, con salero, con garra, dulzura y pasión; esa pasión que sólo el Flamenco hace salir de dentro y te dejas” toíto” tu ser sobre las tablas…

flamenco_02

El flamenco es lo que provoca que una mujer como nosotras salga de una clase de baile y se ponga a escribir, porque más que cansada, sale plena, y lo escribe con minúscula, porque es suyo (¡lo lleva dentro!) o con mayúscula (¡Flamenco!) porque es enorme, y la envuelve.

El Flamenco es aguantar la respiración cuando alguien toma un escenario, al asalto o suavemente, y cuando se arranca con genio, o se desliza sobre el suelo…

flamenco_01

El Flamenco es soñar…

 

Fotos: Tierra y Tacón / Wikipedia

Leave a Reply